apague su tv Vol. 3 | jack boner and the rebellion


Nunca me he sentido cómodo con los poemas que incluían la palabra verga. No importa la acepción (polla, nabo, carajo, nastro, etc.) siempre he sospechado que usar esta palabra es una manera fácil de escandalizar para ocultar cierta falta de talento. Con el tiempo, además, lo soez se ha vuelto un lugar común de lo independiente. Como si para salir del redil bastase con mencionar alguna versión puberta de caca, pedo o culo. Hasta ahora, aparte de una adolescencia Bukowskiana, todos los ejemplos reafirmaban esta idea; hasta que el pasado jueves fui a la presentación del poemario jack boner and the rebellion de José Eugenio Sánchez.

Leer más...

apague su tv Vol. 2 | Libros al margen

Voy a hacerles una pequeña confesión. Desde niño, nunca he logrado gastarme en una librería el dinero que tenía asignado. Siembre acabo haciendo compras compulsivas. Reconozco ese defecto pero cuando un amigo me invitó a la a V Feria del Libro Independiente asumí que sería diferente. En realidad no iba a comprar libros sino a conocer editoriales. Así que entré en la librería Rosario Castellanos con la firme intención de no comprar más que un poemario que ya tenía visto.
Leer más...

apague su tv Vol. 1 | Dialogo con los fantasmas

Las casas abandonadas siempre me provocan un escalofriante repeluco. Yo no creo en los fantasmas. Nunca he creído. No creo que nadie se moleste en volver del otro lado para hacer ruidos en los armarios o caminar en los desvanes. Pero tengo una imaginación muy productiva y nada la excita más que una casa abandonada. Supongo que no soy el único. La gente de White Spider Project debieron pensar lo mismo cuando se propusieron hacer Memorias Flotantes.

seguir leyendo

apague su tv Vol. 0 | de aquellas aguas estos lodos

Exupery dice en el principito que cuando era niño vivía en una casa que encerraba, según una leyenda familiar, un tesoro que nadie encontró. Ese tesoro hacía especial aquella casa. Desde que llegué en 2008 esa fue mi sensación con la ciudad de México. No podía ser de otra manera. En una ciudad tan grande con tanta gente pasando diario por sus calles debía ocurrir cualquier cosa que uno se imagine. En febrero de 2014 comencé a recorrer la ciudad con mi cámara en un proyecto editorial. Fue fascinante corroborar la sospecha: la ciudad monstruo encierra miles de tesoros escondidos: un miércoles cualquiera es terreno fértil para la poesía; en cualquier barrio, incluso en los más bravos, hay un lugar único esperando a ser disfrutado un lunes y en cualquier momento hay alguien tratando de expresarse en algún local o en la calle u a gritos desde una azotea. En fin, cualquier cosa que uno se pueda imaginar.

Cuando comencé a descubrir estos secretos quedé enganchado; ahora no puedo dejar esta adicción, por lo que decidí seguir recorriendo esta ciudad con mi cámara y acompañar las imágenes, yo mismo, de palabras.

Les invito a apagar su tv escudriñar juntos la ciudad monstruo. Quién sabe a dónde nos llevará.

Kéramica: El Olimpo en Tenochtitlán


Cuando Gea y Urano se unieron para engendrar a la primera generación de Dioses Griegos que –predecirían a todos los demás– no podían imaginar que casi 3.000 años después seguirían perteneciendo al imaginario colectivo de la humanidad. Al menos en occidente. Estos días todos los dioses griegos se encuentran de visita en la gran Tenochtitlán.  
Leer más...

5 años 5




Esta era la vista desde la primera ventana que tuve en México.

A las 5 de la mañana la sombra del Popo se proyectaba en la cortina de contaminación de la ciudad como en un teatro de sombras. Luego, al subir el sol, la montaña desaparecía como por arte de magia hasta el día siguiente.

Tardé meses en descubrirla cara a cara a la luz del pleno día. Desde entonces hasta ahora, el Popo me ha acompañado como un vigía que con su fumarola me indica la dirección de los sueños.

A 5 años vista, puedo afirmar que este fue el primer ejemplo del inmenso remanente de magia que aún guarda la gran Tenochtitlan.

Aceites de oliva | El regalo de andalucia al mundo

A las afueras de lo que fue la antigua Roma, casi a la orilla del río Tiber, no muy lejos del Circo Máximo, podemos encontrar un trozo de tierra andaluza: el monte Testaccio. Esta montaña artificial de casi 50 metros de altura está hecha de unos 25 millones de ánforas de barro acumuladas ordenadamente durante doscientos cincuenta años a partir del Siglo II. La mayoría de ellas provienen de la provincia Bética –actual Andalucía– y la mayor parte de ellas contenían aceite de Oliva. Las ánforas están marcadas con complejo código administrativo que, una vez develado, ha permitido localizar ánforas de aceite andaluz incluso en India. Hoy, como entonces, el mejor aceite del mundo se sigue produciendo en Andalucía y de ahí se sigue exportando a todo el mundo.

Leer más...

Leer sin ver



Hace unos meses llegó a mis manos El libro negro de los colores (Cottin, M., y Faría, R. Ediciones Tecolote, 2008). Al principio me pareció un simple objeto curioso, pero pronto descubrí que era mucho más fácil entenderlo con los ojos cerrados y las yemas de los dedos atentas. Sus páginas son de papel negro mate, con texto en braille para invidentes y en gris plata para los videntes. Sus ilustraciones no son dibujos sino texturas con barniz brillante que sólo podemos ver por la diferencia de brillo en el papel. ¡Es un libro para ser tocado! Después, de manera casi inmediata establecí con este libro una relación íntima, reservada tan sólo a las cosas que se acarician. Irremediablemente llegó a mi cabeza la ceguera.

Desde siempre el ser humano ha primado ciertos sentidos sobre otros. No recuerdo ninguna novena sinfonía olorosa, o una capilla sixtina táctil. La tendencia es siempre enmarcar de oropel el espacio y acotar entre silencios el tiempo, dejando los otros sentidos, más etéreos e inconcretos, a un segundo plano. Por supuesto, no se entendería a la rosa sin su olor, ni a la seda sin su tacto, pero configuramos el mundo principalmente a través de la vista y el oído.

Leer más...

El papel del comunicador en la gestión del cambio.

El pasado 30 y 31 de enero tuvo lugar en la ciudad de México el Primer Foro Latinoamericano: Mejores practicas en la Gestión del Cambio, organizado por Marcus Evans. Como miembro de la AMCO, fui invitado a asistir a este foro. Fueron dos días de valiosas ponencias en las que se compartieron buenas practicas, casos de éxito y muchas soluciones creativas a problemas comunes. 

El siguiente texto, lejos de ser una minuta exhaustiva del foro, trata de ser una reflexión profesional del papel que jugamos los comunicadores en la gestión del cambio. Y del enorme campo de acción que se abre ante nosotros con la paulatina adopción de esta tendencia en México. 

Leer más...

Alma de Gato

Cómo un gato mal criado
suelo presentarme en tu casa de improviso
siempre entro por la puerta de atrás
porque me espera una escudilla de leche en tu cocina
porque me dejas entrar en tu cama
y yo te doy mi promesa gatuna de quedarme
eternamente
a calentar bajo la colcha tus pies fríos. 

Y entonces
después de encontrar tu cobijo
haber bebido tu leche
y calentar en pago tus pies bajo la colcha
me marcho
como un gato mal criado 
dejándote 
eterna Penélope
atando y desatando los nudos de tu espera. 

Sin embargo al cabo de una do dos tardes 
siempre vuelvo

No por porque mi alma de gato tenga hambre
sino porque mi alma de hombre
teme encontrar
cerrada la gatera

Del poemario Mitología íntima, 2015

Leica M9-P edition Hermès

 

 

Sólo quienes han sentido el placer de fotografiar con una Leica sabrán de qué estamos hablando. Estos pocos iniciados hablarán de su precisión, de su suavidad y del fetichismo que supone apuntar con una cámara completamente hecha a mano y que en esencia es la misma que ilustró, en manos de Cartier Bresson y Robert Capa, varias páginas de la historia del siglo veinte.

Leer más...