Kéramica: El Olimpo en Tenochtitlán


Cuando Gea y Urano se unieron para engendrar a la primera generación de Dioses Griegos que –predecirían a todos los demás– no podían imaginar que casi 3.000 años después seguirían perteneciendo al imaginario colectivo de la humanidad. Al menos en occidente. Estos días todos los dioses griegos se encuentran de visita en la gran Tenochtitlán.  
 

El Museo nacional de antropología (MNA) es un paso obligado para todos los quieren conocer México. Eso me dijeron mis amigos en cuando vine, por primera vez, en 2007 y les di la razón. El museo de antropología te permite hacer un recorrido por las culturas que conformaron México antes de la llegada de los españoles. Y ofrece una visión panorámica de los antiguos mexicanos que te ayuda a entender el México actual.

Siempre admiré y recordé esa primera visita; pero, debo admitir que, de 2007 a hasta el fin de semana pasado, no había regresado. Con la excusa de que estaba escribiendo sobre mitología un buen amigo me recomendó Kerámica. Se trata de una exposición temporal de cerámica griega cedida por el Louvre con motivo de los 75 aniversario del INAH.



La exposición parte de la premisa de que el mejor acercamiento a la cultura griega es la religión y toma como soporte narrativo la cerámica, ya que esta se encuentra en todos los ámbitos de la vida griega: desde el hogar hasta el culto. 

La muestra está divida en tres secciones: El panteón griego, nos cuenta la historia de los dioses, es decir, la mitología. La segunda parte, La religión en la ciudad recoge las celebraciones religiosas que se hacían y como estas creaban el tejido social griego. Por último, La religión y la esfera privada nos ayuda a entender como era el día a día de los griegos, cómo vivían, como oraban, comían, como se casaban etc. Además a estas piezas acompañan dos espectáculos multimedia y pantallas interactivas que ayudan al visitante a entender mejor la exposición.

El único pero es que los domingos hay demasiada gente. Si pueden vayan cualquier otro día; no dejen de ir. tienen hasta el 25 de mayo. No todos los días se puede visitar el Olimpo.