La casa en la colina es un blog de literatura infantil con buenos valores. Aquí encontraras libros que hacen soñar y que enseñan. Libros que nos hagan volar pero que dejen en nosotros un cierto regusto de profundidad.

Emigrantes

Shaun Tan

Barbara Fiore

132 Págs.


Emigrantes es una historia sin palabras, capaz de hablar el lenguaje universal de todos aquellos que han emigrado por alguna razón. Sus protagonistas no tienen nombres conocidos, por lo que se vuelven emigrantes anónimos capaces de representar las historias de miles de personas en todo el mundo.

 

 El peso de lo la historia lo lleva un joven padre de familia, que deja atrás su tierra y su familia en busca de una vida mejor para todos. Para ello emprende un largo viaje en barco junto a muchos otros que parecen estar su misma situación.

Al llegar enfrentarse a los mismos obstáculos que cualquier inmigrante, la burocracia de una oficina inmigración, un idioma que no habla, indicaciones que no entiende, mapas que no puede seguir, aparatos que no sabe usar, comida que es incapaz de cocinar, el rechazo de algunos, la falta de oportunidades, etc. en definitiva un mundo que le rechaza de manera despiadada.

Sin embargo, la llave de esta realidad no está en la propia realidad, sino en la gente con la que se encuentra: otros emigrantes que ya se han adaptado y que le ayudan situarse en la nueva situación que le toca vivir y que le cuentan sus propias historias dejadas atrás. Así, poco a poco y siempre gracias a los demás irá haciendo una vida nueva que le permitirá dirigir su propia historia hasta tiempos mejores, pasando de la desolación inicial a una esperanza vital que habrá que descubrir viendo esta novela gráfica.

Son muchos los aciertos que Shaun Tan tiene en esta novela, en primer lugar al prescindir del texto en favor de una narrativa visual parecida a un cómic, hace que su historia no necesite ser traducida, por tanto sea inmediatamente accesible a cualquier persona independientemente de su origen cultural. Emigrantes es de entrada universal en cuanto al lenguajes. Además nos obliga a ponernos en la misma situación que el protagonistas: nosotros igual que él no podremos leer ni entender nada.

En segundo lugar Shaun sitúa la historia en una país ficticio, casi extraterrestre, que resultará extraño para cualquier persona de este mundo. Este mundo alterno, tiene su propio idioma y su propia lógica muy parecida al nuestro pero con pequeñas variaciones, p.e. mascotas imposibles, aparatos ilógicos e instrumentos musicales inverosímiles. Rarezas que contrastan con un dibujo realista, casi fotográfico que retrata personajes totalmente creíbles, como sacados de viejos álbumes de fotos, trayéndonos las nostalgias ajenas que evocan las viejas fotografías y dando de nuevo peso a la humanidad como punto de encuentro ante cualquier realidad diversa.

Otro gran hallazgo de Shaun es las historias que cuentan los emigrantes: alegorías de la guerra, de la explotación, de la dictura, de la falta de libertad. Historias que por metafóricas consgiuen ser tremendamente concretas y universales.

Gracias a estos trucos narrativos Shaun Tan consigue crear una novela gráfica que logrará recrear en cualquier emigrante del mundo el sentimiento de extrañeza de llegar sin billete de retorno a cualquier remoto lugar del mundo.

Una novela para ver y para mostrar.
Recomendada para todas las edades, sobre todo a aquellos que, cómo el suscribe, un día abandonaron su tierra.

Barbara fiore